viernes, 5 de febrero de 2010

República de Irlanda 4. Un paseo por las nubes.








Una vez volamos sobre La Rochelle nos dirigimos hacia Bretaña, hermosa región francesa, que por sí sola se merece un viaje monográfico, sin duda. Làstima de las nubes que comezaron a interponerse entre el avión y la tierra, pero que dió paso a un espectáculo impresionante. Era un auténtico mar de nubes, como una enorme olla con una pócima mágica en ebullición.
Volamos un rato sobre el mar, visible en pequeños claros entre las nubes para llegar, después de dos horas de vuelo( a las 13'20), a la gran isla de la república de Irlanda, cruzando ese espeso mar de nubes. Entramos por el norte de la capital, Dublín, por encima de una población llamada Robswalls.